Saltar al contenido
ResumenOnline.com

Antifrágil

Tiempo de lectura: 4 minutos

Autor: Nassim Nicholas Taleb

Sinopsis: Es posible beneficiarnos de aquello que nos estresa. Bien administrados, los estresores nos pueden ayudar a convertirnos en antifrágiles.

La antifragilidad está más allá de la resiliencia o la solidez. El resiliente resiste los choques y permanece igual, lo antifrágil mejora.

“Antifrágil”, de Nassim Nicholas Taleb

Resumen Antifrágil

Resumen

En este libro, Nicholas Taleb nos ofrece un concepto nuevo que sirve para explicar fenómenos que ocurren en nuestra realidad todos los días: la antifragilidad. Trasladado a nosotros, nos intenta demostrar lo beneficioso que es asumir riesgos y adaptarse a ellos, en lugar de resistirse al cambio.

Lo frágil, lo robusto y lo antifrágil

Para comenzar con su explicación, el autor construye esta tríada. Lo frágil es aquello que no resiste el cambio. Un jarrón de porcelana, un cuadro valioso o una esfera en perfecto equilibrio son objetos frágiles, pues al menor cambio en el ambiente, como un terremoto o un estresor externo, sufren daños o se destruyen. Estos objetos, como algunas personas, no toleran el cambio, la incertidumbre o el caos.

Se podría pensar que lo mejor vendría a ser lo robusto. Efectivamente, un objeto con robustez tolera fácilmente estos agentes externos. Sin embargo, solo los resiste. Después de ello, permanece tal y como se encontraba.

En realidad, lo opuesto a lo frágil es lo antifrágil. Este último, no solo resiste, sino que mejora, se adapta, adopta los estresores para beneficiarse de ellos. El fin último de todos nosotros debe ser reducir la fragilidad y adoptar la antifragilidad. Para ello, debemos entender en qué consiste.

Los estresores y lo antifrágil

Los seres vivos poseemos la capacidad de responder al estrés y la fatiga. Precisamente por eso, podemos llegar a ser antifrágiles.

A lo largo de la historia de la humanidad, esto ha quedado demostrado al ser capaces de sobrevivir a diversas guerras, catástrofes y enfermedades. Sin embargo, la vida moderna parece haber trastornado nuestro estilo de vida: evitamos los estresores y buscamos siempre la comodidad.

Así como un exceso de limpieza puede llegar a debilitar nuestro sistema inmune, demasiada comodidad puede atrofiar nuestra capacidad para adaptarnos al cambio. Por ello, nuestro cuerpo no solo está preparado para estos estresores, sino que los espera. Son retos que ayudan a forjarnos y obtener una mejor versión de nosotros mismos.

Antifragilidad en tiempos difíciles

La frase “el hambre agudiza el ingenio” no puede ser más cierta. Ante tiempos difíciles, el ser humano ha sabido responder con presteza, ingenio y alguna invención que marcó un hito importante en la historia. Un contratiempo trae consigo una necesidad de innovar: es ahí donde reside la antifragilidad.

Sin embargo, en la actualidad se quiere evitar completamente dichos contratiempos. Pilotos automáticos, exceso de abrigo y demás, atrofian nuestra capacidad para responder a los estresores externos.

El autor nos recomienda crear nuestros propios tiempos difíciles. Sí, sabemos que en muchos casos esto ni siquiera es necesario, pero ayudan a forjar el carácter y a saber cómo responder ante la adversidad.

El método de la haltera

No obstante, tampoco se trata de introducir estresores de forma desmesurada. Debemos saber cómo responder ante ellos y, para conseguirlo, no debemos agobiarnos en demasía. Para ello, el autor menciona el método de la haltera.

Lo primero que debemos hacer es reducir nuestra propia fragilidad, antes que aumentar nuestra fortaleza. En otros términos, trabajar más en nuestras debilidades que en repotenciar nuestras virtudes.

Tal y como sucede con la barra de halterofilia, que requiere que se ponga el mismo peso en ambos lados para mantener el equilibrio, también nosotros debemos administrar lo positivo y lo negativo en nuestras vidas. Por ejemplo, en términos de negocios, podemos ir a lo seguro en un área, pero también asumir pequeños riesgos en otras diferentes.

Menos es más

Parece contradictorio, pero este punto es fundamental. Muchas veces la sencillez es mejor que la sofisticación. En este aspecto, Taleb recomienda acogerse a la famosa Ley de Pareto: el 20% del trabajo produce el 80% de los resultados.

Quién debería leer este libro

Este libro es ideal para aquellos que se están familiarizando con los negocios y las inversiones. Sin embargo, también es perfectamente aplicable al día a día, por lo que no deja de ser una excelente opción de lectura también para aquellos a quienes no les interesa el mundo empresarial.

Comprar Antifrágil