Saltar al contenido
ResumenOnline.com

El poder de los hábitos

Tiempo de lectura: 5 minutos

Autor: Charles Duhigg

Sinopsis: Los hábitos nos ayudan a mejorar como personas y optimizar nuestra energía. Corrige los negativos y potencia los positivos para mejorar tu vida.

El cambio puede no ser rápido y no siempre es fácil. Pero con tiempo y esfuerzo, casi cualquier hábito puede ser reformado.

“El poder de los hábitos”, de Charles Duhigg

Resumen El poder de los hábitos

Resumen

Todos tenemos el poder y la capacidad como personas para cambiar nuestros hábitos, eliminar los negativos y potenciar los positivos. Sin embargo, aunque en teoría parece sencillo, es una tarea para la cual necesitas algo más que una férrea fuerza de voluntad. Este libro nos enseña cómo conseguirlo.

¿Qué son los hábitos?

Para cambiar un hábito, primero debes entender qué es. Llamamos hábito a toda aquella tarea que realizamos tan a menudo que se acaba convirtiendo en algo que hacemos sin pensar en ello, en algo automático.

Con los hábitos, nuestro cerebro hace automáticas muchas de las tareas que realizamos día a día. De este modo, ahorra energías y poder de decisión para enfocarlas en otras cosas que son, o deberían ser, más importantes.

¿Cómo se crean los hábitos?

Como dijimos, un hábito se crea por repetición, por costumbre. Se convierte en algo automático y que, muchas veces, ejecutamos de forma inconsciente.

Sin embargo, si lo que queremos es corregir malos hábitos, tendremos que hacerlo de manera consciente. Para ello, debemos entender los tres factores que colaboran para la creación de un hábito.

Señal

Es el detonante del hábito. Le indica al cerebro que puede realizar dicha actividad en piloto automático.

Respuesta

Se trata de la reacción del cerebro, ya sea esta física o mental.

Recompensa

Si el cerebro reacciona y, si esto le resulta de alguna manera agradable, obtiene una recompensa emocional. Gracias a esta, decide si vale la pena o no repetir dicho ciclo.

Este bucle puede ser positivo, pero muchas veces también es negativo, como en casos de alcoholismo y adicción a las drogas.

El papel que cumplen los hábitos

La enorme función de los hábitos es evitar que el cerebro gaste energía innecesariamente. Este ya sabe cómo actuar ante una señal a la que ya se ha acostumbrado, por lo que no debe decidir, simplemente la ejecuta.

Muchos de nuestros hábitos son instintivos. Por ello, algunas empresas buscan obtener beneficio de ello, automatizando trabajos y ahorrando tiempo y dinero.

Las propiedades de los hábitos

En principio, una de las propiedades de los hábitos es que no se pueden eliminar. Lamentablemente, aquel mal hábito que iniciaste seguirá en ti. Sin embargo, lo que sí puedes hacer es modificarlo y convertirlo en un buen hábito.

Para lograrlo, necesitas mucha fuerza de voluntad y constancia. Realiza cambios graduales y no te desesperes en busca de resultados inmediatos, pues lo que intentas es reprogramar tu cerebro y eso lleva tiempo.

Los hábitos son como los músculos: si los trabajas, cada vez se harán más fuertes y podrán desplazar a los malos hábitos.

Los hábitos como fichas de dominó

En ocasiones, crear un hábito significa crear otros a su alrededor. Por lo tanto, si lo que persigues es corregir una serie de malos hábitos, lo ideal es que encuentres al desencadenante de todos los demás.

¿Cómo iniciar un buen hábito?

Si quieres introducir un nuevo hábito en tu vida, sigue los siguientes pasos.

Elige el hábito correcto

Entiende que tu fuerza de voluntad es limitada. No sirve de mucho elegir tres o cuatro hábitos cuando solo podrás enfocarte en uno.

Por lo tanto, céntrate en un solo hábito y dirige tu autocontrol hacia él.

Crea algo fácil de seguir

La creación de un hábito requiere compromiso y dedicación. Por ello, lo mejor es tener un plan, prepararlo y practicar.

Elige la señal

¿Cuál será el detonante de ese nuevo hábito? Puede tratarse de un lugar, una hora del día, un estado de ánimo, etc. Visualiza las señales y planea cómo actuar frente a ellas.

Establece tus recompensas

Para mantener un hábito, necesitas recompensas que alimenten tu motivación. Puedes utilizar un premio, visualizaciones de tus logros, pequeños regalos y todo aquello que te permita continuar en tu camino.

Repite

La repetición hace al hábito y necesitas consistencia, perseverancia y mucha paciencia. Un hábito no se crea de la noche a la mañana, pero cuando lo logres, la satisfacción será enorme.

¿Cómo cambiar un mal hábito?

Existen muchas maneras de cambiar un mal hábito y estas varían de unas personas a otras. Además, cada hábito es diferente y se manifiesta de forma distinta. Sin embargo, el autor nos da algunos consejos generales para cambiar un mal hábito.

Puedes identificar tu rutina. Analiza cómo se mueve ese mal hábito en tu día a día. Identifica las tres partes del bucle y ve si es posible corregir alguna de ellas.

También es aconsejable experimentar con las recompensas. En ocasiones, estas buscan satisfacer un deseo que ni siquiera existe. Intenta eliminar poco a poco las recompensas para ver si de verdad las necesitas.

Prueba separando las señales. Estudia tu día a día e identifica aquella señal que detona tu accionar o tu hábito. Al corregirla, seguramente este dejará de aparecer con tanta frecuencia.

Finalmente, una vez que identifiques todos estos elementos, ten un plan. Cambia tu comportamiento de forma progresiva y verás los resultados.

Quién debería leer este libro

Este libro resulta perfecto para ti si quieres corregir algunos hábitos negativos de tu vida. Además, también te ayudará si deseas crear un nuevo hábito. Los consejos que encontrarás aquí harán que gestiones mejor tu día y tengas círculos virtuosos que nutran tu desarrollo personal.

Comprar El poder de los hábitos