Saltar al contenido
ResumenOnline.com

Tus zonas erróneas

Tiempo de lectura: 5 minutos

Autor: Wayne Dyer

Sinopsis: Ciertos comportamientos obstaculizan nuestro camino hacia la realización personal. Identificarlos y corregirlos, nos ayudará a superarnos.

El tener conciencia de la rutina es dar el primer paso para cambiarla.

“Tus zonas erróneas”, de Wayne Dyer

Resumen Tus zonas erróneas: Guía para combatir las causas de la infelicidad

Resumen

Tus zonas erróneas es un libro fundamental en tu proceso de mejora y superación personal. Este texto de Wayne Dyer se enfoca en localizar los elementos o zonas erróneas de nosotros mismos, pues estos nos llevan a comportamientos autodestructivos, y nos propone estrategias para solucionarlo. El autor insiste en vivir el presente sin preocuparnos demasiado por el pasado o el futuro. Sin embargo, lo medular de su aporte es la ubicación de once zonas erróneas que todos tenemos.

Hazte cargo de ti mismo

Tienes una vida que es el mayor regalo que alguien pueda recibir. Tómala y haz con ella lo que quieras, sin pretender agradar a los demás.

A menudo pensamos que, para realizarnos como personas, debemos ser universitarios, tener grandes títulos académicos, trabajar en un horario fijo y formar una familia. Pero pregúntate si es esto lo que en verdad quieres para tu vida.

Adopta aquello que te haga feliz como persona, desechando lo demás, y toma las decisiones que creas adecuadas para ti, sin dañar a los demás.

Ámate

Una palabra tan poderosa y a la vez tan difícil de aplicar en la realidad. El valor que tienes no depende de que otros te quieran o de que tengas una pareja que esté pendiente de ti. Si crees que es así, cuando alguna de estas dos cosas te falte, te derrumbarás estrepitosamente.

Para amar a los demás debes empezar por amarte a ti. Lo más importante que tienes eres tú mismo. Valórate, cuídate y no te flageles por los errores del pasado.

No dependas de la aprobación de los demás

De modo similar a los dos apartados anteriores, solo te debe importar lo que tú piensas sobre ti mismo.

Aunque es natural que desees tener la aprobación de los demás, pues esto significa un apoyo, no debes depender de elementos externos para construirte como persona.

Toma lo que otros digan de ti como una opinión y agradécela, pero solo tú te conoces por completo y puedes valorarte a ti mismo. Para ser feliz, no busques la aprobación de los demás y desarróllate como persona.

Rompe con tu pasado

Todo cambia y, además, de forma constante. Podríamos decir que lo único constante es el cambio. No debes quedarte estancado en tu pasado y culpabilizarte por actitudes negativas o errores que hayas cometido. Aprende a perdonarte y dejar atrás todo aquello que te daña y te impide avanzar.

Lo único que tienes es el presente y es en ese espacio en el que debes trabajar. Utiliza la frase “yo he escogido ser” en lugar del “yo soy”. Ese pequeño cambio de referencia traerá pensamientos y actitudes más positivos a tu vida.

No te culpes ni te preocupes

Si existen dos emociones inútiles, estas son la culpa y la preocupación. No te llevan a nada y no traen nada positivo a tu vida. Por el contrario, te impiden avanzar y generan energía negativa en ti y tu entorno.

Deja de lamentarte por lo que ocurrió y toma las riendas del asunto. La preocupación solo paraliza tu día a día y te lleva a la inacción. Para solucionar esa preocupación debes actuar.

Explora lo desconocido

Todo lo desconocido genera temor, y he ahí donde reside la diferencia entre los cobardes y los valientes.

Si tienes confianza en ti, podrás aventurarte en proyectos nuevos, obtener conocimientos que antes evitabas y vivir nuevas experiencias.

Rompe lo convencional

Vinculado con lo anterior, no bajes la cabeza ante los dictámenes de la mayoría o lo que, por convención, se estila hacer. Esto no significa que quiebres las leyes sin ningún motivo, pero atrévete a cuestionarlas y reconsiderarlas.

La justicia es una trampa

No existe algo justo aplicable de forma transversal para todos los seres vivientes. De ser así, no existirían los ascensos laborales, ni los premios, ni nada que genere competitividad. Con esto, puedes decidir entre actuar para frenar las injusticias o no dejarte dominar por ellas.

No procrastines

Es muy difícil que exista una persona que nunca haya postergado algo. Es fácil y práctico, por lo que muchas veces creemos que es lo mejor en el corto plazo.

Las consecuencias las vemos a largo plazo, cuando todo se acumula. Nos estresamos y perdemos el control de nuestro tiempo. Para solucionarlo, deja de decir lo que harás, y simplemente hazlo.

Sé independiente

Esto no significa que debas desvincularte emocionalmente de las personas a las que quieres y que son importantes en tu vida. Debes saber diferenciar entre quererlas en tu vida y depender de ellas para que todo te vaya bien.

No debes necesitar de nadie para llevar una vida plena y feliz. Tu independencia reside en ti y no es necesaria la presencia de alguien para que tomes tus propias decisiones.

Despídete de la ira

La ira nace de la frustración y de situaciones que no se dieron como hubieras querido. Contrariamente a lo que se piensa, nuestro autor señala que la ira no es algo humano. Por ello, lo que debemos buscar es no sentirla en absoluto.

Para conseguirlo, nos aconseja el humor como el mejor antídoto. Alegrándote a ti y ayudando a los demás a sentirse felices, contrarrestas las manifestaciones de ira.

Quién debería leer este libro

Los valiosos aportes de este libro serán muy útiles para todos aquellos que quieran corregir actitudes negativas de las que tal vez no son conscientes. La autosuperación es posible y, ubicando los errores aquí mencionados, podrás alcanzar tus objetivos.

Comprar Tus zonas erróneas